La venganza es la única adicción más peligrosa que el sexo

violeta-portada
Ilustraciones: Rocio Macías /Editorial: Applehead team

“La venganza es la única adicción más peligrosa que el sexo” es la frase que encabeza la portada del libro Violeta en el jardín de fuego y que encuentro muy acertada  con el contenido de la novela, idóneo para los amantes del terror y erotismo.  Su autora, la periodista Alicia Sánchez Martínez, ya veterana en este tipo de  géneros por haber participado en infinidad de antologías, se ha decidido con su primera obra en solitario y ha cantando “Bingo”,  porque sin florituras innecesarias ha sabido jugar con todos sus personajes dando un ritmo ameno a la historia. Desde el principio un elenco de personajes toman el papel de protagonistas, provocando que el  lector vea a Violeta como un ser inanimado, un mero personaje pasivo.  Sin embargo, será el cese de esa pasividad la que más nos va a sorprender cuando, en el momento más inesperado  le devuelva todo el protagonismo a ella, a Violeta.

A modo de “minúsculo” aperitivo un fragmento de la novela.

Dalia se mete coca a diario. Ya no aparece por la ofician. Viste siempre de negro y todas las noches sin excepción acude al club nocturno de la sociedad Mirbeau.

El local se llama “Le Club des Lilas” y no está abierto al público general. Es como una gruta excavada en un subterráneo. Apenas hay luz. El volumen de la música, básicamente rock francés al estilo de The Experience, es en algunas dependencias, intolerable. Pero no importa, no importa en absoluto. Nadie acude al club para conversar. La música alta intensifica el efecto de la coca, el éxtasis o la ketamina que todos los asistentes, sin excepción, suelen tomar. En el club tan sólo se baila o se folla. Se folla ante los ojos de todos, sin dependencias privadas. Es la costumbre.

Sinopsis:

Violeta es una adolescente que, además de tener un cuerpo extraño (es alta y delgada, como un esqueleto viviente), asegura tener poderes paranormales. Cuando su madre, Sola, sufre un ictus, Violeta quedará a merced de todos aquellos que quieren aprovecharse de ella: Flora; una escritora romántica que pretende lucrarse con sus poderes; Dalia, una dominatrix obsesionada con su inusual belleza y, sobre todo, el doctor Alexander, un científico loco que desea utilizarla en sus crueles experimentos.

Peo Sola logra recuperarse y no tardará en vengarse de todos aquellos que han querido arrebatarle a su pequeña. Con el cuerpo y el alma deformados por el dolor, la madre coraje luchará con uñas y dientes para proteger a su hija, la niña rara, la atracción de feria, la flor más hermosa del jardín de fuego.

 

 

Advertisements