Los muertos mandan

 

Religión

Creo  que todos los buenos libros contienen  mensajes que nos llaman la atención por el modo en que dicen las verdades,  unas verdades que no todo el mundo es capaz de asumir, sobre todo las mentes cerradas. Por eso, tras la continua avalancha de atentados sin sentido en nombre de Alá, y coincidiendo que estoy  leyendo la novela Los muertos mandan, de Vicente Blasco Ibáñez, cobra mucho sentido este dialogo,  en el que de una forma clara  y  concisa se cuestiona el papel que ejercen las distintas religiones.

– Pablo, ¡matemos a los muertos! Miró un instante con cierta zozobra el capitán a su amigo; pero al ver la serenidad de sus ojos, se tranquilizó, y dijo sonriendo:

– Por mí, ¡que los maten! Luego, recobrando su gravedad y reclinándose en su asiento, mientras lanzaba una bocanada de humo, añadió el chueta:

– Tienes razón. Matemos a los muertos: pisoteemos los obstáculos inútiles, las cosas viejas que obstruyen y complican nuestro camino. Todos vivimos con arreglo a lo que dijo Moisés, a lo que dijo Buda, Jesús, Mahoma u otros pastores de hombres, cuando lo natural y lo lógico sería vivir con arreglo a lo que pensamos y sentimos nosotros mismos.

 

11157_libro

 

Advertisements